inflacion.es.

inflacion.es.

¿Qué es la inflación subyacente?

¿Qué es la inflación subyacente?

La inflación es un indicador importante de la salud económica de un país. Es la tasa de aumento general de los precios de bienes y servicios en una economía en un período de tiempo determinado. La tasa de inflación se mide comúnmente utilizando el índice de precios al consumidor (IPC), que es una medida estadística de los precios de un conjunto de bienes y servicios que los consumidores compran regularmente. Sin embargo, existe otro tipo de inflación: la inflación subyacente.

La inflación subyacente es un indicador económico que mide la tasa de aumento de los precios excluyendo los productos alimentarios y energéticos. Esto se debe a que los precios de los alimentos y los combustibles son muy volátiles y pueden verse afectados por factores externos como el clima, los eventos geopolíticos y la especulación. Por lo tanto, la inflación subyacente se utiliza como un indicador más preciso de la tasa de inflación a largo plazo.

¿Por qué es importante medir la inflación subyacente?

El objetivo principal de la medición de la inflación subyacente es la estabilidad de precios. Cuando la inflación es alta, se disminuye el poder adquisitivo del consumidor y aumenta la incertidumbre económica, lo que puede disuadir a las empresas de invertir y contratar. Siempre que la tasa de inflación subyacente sea inferior al objetivo de inflación del gobierno, se garantiza la estabilidad económica y los beneficios para la economía global.

La inflación subyacente ayuda a los bancos centrales a tomar decisiones sobre la política monetaria. Los bancos centrales tienen como objetivo mantener una tasa de inflación baja y estable. Si la tasa de inflación subyacente es inferior a la tasa de inflación general, entonces los bancos centrales pueden tomar medidas para impulsar la economía, reduciendo los tipos de interés y aumentando el suministro de dinero. Sin embargo, si la inflación subyacente es alta, los bancos centrales pueden decidir aumentar los tipos de interés y retirar el suministro de dinero.

Pros y contras de medir la inflación subyacente

Algunos economistas cuestionan la utilidad de medir la inflación subyacente. Argumentan que los precios de los alimentos y la energía son importantes para los hogares y las empresas, y que la exclusión de estos productos puede proporcionar una visión incompleta de la inflación. Además, los precios de los alimentos y la energía pueden ser indicativos de la inflación futura.

Por otro lado, otros economistas defienden la medición de la inflación subyacente, argumentando que es más precisa y estable a largo plazo. La inflación subyacente mide la verdadera tendencia subyacente de la inflación, lo que ofrece una visión más clara de la economía.

En general, la medición de la inflación subyacente tiene sus pros y sus contras, pero sigue siendo una herramienta valiosa para los bancos centrales y los economistas. Proporciona una visión más precisa y estable de la economía, lo que puede ayudar a los responsables de la política económica a tomar decisiones informadas.

Cómo se mide la inflación subyacente

La inflación subyacente se mide utilizando una variedad de métodos. Uno de los métodos más populares es el índice de precios al consumidor subyacente (IPC-S). Este índice excluye los productos alimentarios y energéticos y se centra en otros sectores de la economía.

Otro método común es el índice de precios de producción subyacente (IPP-S). Este índice mide la inflación en los precios de los productos antes de que lleguen al mercado de consumo. Al excluir los productos alimentarios y energéticos, ofrece una visión más precisa y confortable de la inflación en la economía en general.

En resumen, la inflación subyacente es un importante indicador económico que mide la tasa de aumento de los precios excluyendo los productos alimentarios y energéticos. Aunque hay pros y contras en la medición de la inflación subyacente, sigue siendo una herramienta valiosa para los bancos centrales y los responsables de la política económica. La inflación subyacente proporciona una visión más precisa y estable de la economía, lo que puede ayudar a tomar decisiones informadas y garantizar la estabilidad económica a largo plazo.